lunes, 10 de marzo de 2014

Peligro público

Hasta hace unos días, desde la ventana del despacho que ocupo en la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) podía ver un contenedor de esos que habitualmente se utilizan para los escombros cuando se hace una obra.

Hace justo una semana, una compañera de despacho contiguo me avisa que algo que está sucediendo junto a ese contenedor. Me asomo y veo a dos personas negras rodeadas de tres vigilantes de seguridad de la empresa contratada por la UPV (Prosegur) y seis efectivos de la Policía Nacional. Hasta tres coches patrulla habían llegado hasta el lugar.

Salimos de nuestros despachos y nos acercamos por curiosidad, a ver que pasa. Según parece, el "problema" es que los dos ciudadanos subsaharianos estaban "robando" material (chatarra) de un contenedor. 

La escena es completamente surrealista. Seis policías y tres guardias de seguridad alrededor de esos dos muchachos. Les obligan a vaciar sus mochilas y a retornar al contenedor el material "robado". ¿Quién decide qué es lo tomado de ese contenedor, y qué no? Por supuesto la policía. ¿Con qué criterio? 

En un momento, uno de los policías decide que todo lo que llevan en las mochilas va al contenedor. Un momento después, otro de los policías decide que las herramientas que llevan en las mochilas (un destornillador, un martillo, ...) se las pueden llevar. El criterio era claro... lo que a mí me salga de los huevos.

Finalmente, tras dejar en el contenedor lo que la policía decide que ha de quedarse en el contenedor, dejan marcharse a los dos muchachos en sus bicicletas (por cierto, ¿qué hubiera pasado si alguno de los policías hubiera decidido que las bicicletas estaban en el contenedor?).

Pasó una semana desde este suceso y diariamente me asomé al contenedor. Sobre la chatarra que la policía hizo devolver al contenedor se fueron amontonando piedras, escombros, cascotes,... Y finalmente hace un par de días el contenedor desapareció. 

¿Qué destino piensan ustedes que tendrá la chatarra que permaneció bajo los cascotes? ¿Piensan que alguien va a sacarla de ahí para reciclarla? ¿Qué peligro público suponían los dos muchachos que pretendían llevarse la chatarra, probablemente para obtener unos ingresos de subsistencia? ¿Tanto se aburren los guardias de seguridad de la UPV que tienen que llamar a la Policía Nacional porque dos muchachos están llevándose chatarra de un contenedor? ¿No tiene la Policia Nacional nada más importante que hacer?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada